domingo, 17 de agosto de 2008

CELL



CELL

Me parecía imposible hacer una primera crítica dentro de mi blog y que no fuese del indiscutible maestro de la novela de terror del siglo XX, Stephen King. Es por ello por lo que el primer libro que voy a comentar va a ser la última de sus novelas que ha pasado por mis manos.

Sinopsis: Clayton Riddell acaba de firmar un contrato para ilustrar un cómic que le permitirá mantener a su familia y presiente que todo va a ir mejor a partir de entonces. Pero bruscamente se trastorna todo, se produce una hecatombe provocada por lo que se conocerá como “El Pulso”, que se produce a través de los teléfonos móviles. Clay, junto con unos cuantos supervivientes desesperados, se encuentran arrojados a una edad oscura, rodeados por el caos y llevando al ser humano a la degradación y a su estado más primitivo. Parece que no hay forma de escapar, sin embargo, una flecha indica a Clay y sus amigos el camino a su casa en Maine. Mientras avanzan empiezan a ver los crudos signos que confirman la dirección: KASHWAK=NO-FO. Una promesa, quizás. O una amenaza.

Comentarios: La verdad es que después de estar muchísimo tiempo sin leer absolutamente nada de quien es probablemente mi escritor favorito, debo reconocer que cogí este libro con muchísimas ganas. Es más, si a todo esto añadimos que trata un tema que me apasiona como es un Apocalipsis zombi, por llamarlo de alguna manera, debo reconocer que este libro tenía todas las papeletas para que lo devorase sin compasión. Me parece que aunque no llega al nivel de los clásicos de S.King es un libro que me gustó bastante y que recomiendo fervientemente. El comienzo es trepidante, como se inicia la acción, el Apocalipsis zombi provocado por los malditos teléfonos móviles te lleva a una acción sin descanso donde la gente se transforma en unos locos asesinos que llevan a cabo matanzas masivas a lo largo de todo el mundo. Mientras, el protagonista va creando un pequeño grupo de supervivientes con los cuales se dirigen hacía Maine (la siempre presente “comunidad autónoma” de las novelas de S.King) en busca de la familia de Clay y de la salvación a través de unos misterios mensajes que piensan les llevará a un lugar seguro. A través de este viaje conoceremos a los personajes principales al más puro estilo “stephenkiniano” y veremos como tratan de sobrevivir en este caos en el que se ha convertido el mundo. Creo que es a mediados de la historia, cuando los “zombis” empiezan a reunirse en “rebaños”, comunicarse a través de telequinesis y música y a ser liderados por el “hombre andrajoso” (que se comunica con los protagonistas a través de los sueños), cuando la trama empieza a desinflarse al no encontrar un rumbo adecuado y empieza la típica paja mental que le gusta meter a S.King en casi todos sus libros. Personalmente creo que el desenlace y la trama que lo desencadena son demasiado precipitados y se deja demasiadas lagunas sin resolver. De hecho el final me dejo una sensación de “¿ya está?¿éste es el final?”, que por cierto coincidía con la opinión de un amigo que se lo terminó por las mismas fechas y con el que bromeaba pensando que quizás el editor de S.King le había metido prisa para terminar el libro. A pesar de ello es un libro que recomiendo a los amantes de la literatura de terror, es rápido de leer, muy entretenido y de una acción trepidante que lo hace un libro que sin duda harán pasar un rato muy divertido a todo aquel que lo coja entre sus manos.

Puntuacion final:



3 comentarios:

elendil dijo...

Hola "Jack",

Felicidades por esta primera intervención en su nuevo blog, espero que le vaya muy bien. Acerca de su comentario sobre el libro, comentarle que al menos a primera vista parece interesante, aunque quizá un tema no demasiado original en estos tiempos, me ha recordado en cierta manera, al argumento de la película "Pulse" de 2006 (Remake de una película Japonesa de 2001).

Un Cordial Saludo

Paco Zapata dijo...

Cada libro es un paso atrás en la bibliografía de Stephen King. Ojo, no es que sean malos pero no llegan ni por asomo a los Carrie, It, Misery o El Resplandor. Con Cell parecía que se volvía a sus primeros tiempos con un libro trepidante y con un toque que, a mí personalmente, me recuerda mucho a Apocalipsis.

Lamentablemente el final el libro no está a la altura, bien por desidia del autor o por prisa para tener el libro a tiempo. O tal vez sea porque King nos quiso dejar un final abierto para que cada lector sacara sus propias conclusiones. Pero claro, una cosa es un libro con final abierto y otra muy distinta un libro con final no escrito.

En definitiva, creo que es uno de los mejores libros de Stephen King con uno de los peores finales.

Cherno dijo...

tenés razón, che. yo me sentí defraudado cuando luego de tanta historia atrapante terminó así de rápido y, la verdad, mal.
tiene mucho de Apocalipsis, la verdad: sólo cambió la génesis del diezmamiento mundial. no es un mal libro... pero podría haberse esmerado un poquito mejor con el final, que da un snone tremendo.